jueves, 22 de enero de 2015

QUÉ ESPERAR DE LA DEMOCRACIA. LÍMITES Y POSIBILIDADES DEL AUTOGOBIERNO

Autor: Adam Przeworski

La democracia, ya se sabe, sufre la toxina del desencanto. ¿Qué hacer ante ello? Una respuesta, no nueva, no infrecuente, explica la desazón como una confusión al respecto de problemas imposibles de zanjar por la democracia u otras formas de gobierno.


SALVAGUARDAR LA DEMOCRACIA A PESAR DE SUS FALLOS tiene antecedentes conocidos. Ya en 1942 Joseph Schumpeter aduce la incompatibilidad democrática con términos como “bien común” y “voluntad general”. El libro La Poliarquía, de Robert Dahl, razona en 1971 la incapacidad de la democracia de conseguir todos los fines deseables. Las célebres “promesas incumplidas de la democracia”, de Bobbio, son del año 1984, y de 1987 el suspicaz capítulo “¿Puede la democracia ser cualquier otra cosa?”, de Sartori. “Con la consolidación democrática vendrán las desilusiones ante los resultados del cambio de régimen. Puede hasta ir acompañada de una cierta nostalgia por l’ancien regimen… el desencanto es un fenómeno genérico del proceso de consolidación… la democracia no resuelve todos los problemas”; escribía en 1991 Philippe Schmitter.

EN ESTE TONO DE DEFENSA DE LA DEMOCRACIA, el libro de Adam Przeworski, Qué esperar de la democraciaLímites y posibilidades del autogobierno, racionaliza ésta como un régimen donde el desencanto resulta normal y constitutivo: “el advenimiento de la democracia generó, inevitable y repetidamente, el desencanto… No es ninguna sorpresa, por lo tanto, que después de seguir la liberalización, la transición y la democratización, hayamos descubierto que todavía hay algo que mejorar: la democracia. El nuevo tema pasó a ser la calidad de la democracia” (pp. 27-28). El problema, considera Przeworski, no es que los análisis de la calidad democrática censuren los límites de la democracia. Pero si la democracia comporta restricciones inteligibles, propagar un desencanto irresoluble es reflejo de una crítica desinformada: “lo que temo es que el desencanto sea tan ingenuo como lo era la esperanza” (p. 28).

PARA MEJOR COMPRENSIÓN DE LOS LÍMITES de la democracia y el cómo, Przeworski liga estos confines con la calidad democrática, recordemos trabajos previos de éste. Veamos:
¿Cuáles son las condiciones económicas necesarias para una consolidación de la democracia?… El sistema económico más racional y humano es el que confía la asignación de recursos a unos mercados regulados, mientras el Estado se encarga de garantizar un bienestar material mínimo para todos… La democracia está consolidada cuando, bajo unas condiciones políticas y económicas dadas, un sistema concreto de instituciones se convierte en el único concebible.
Y de otro libro:
Para sustentar la democracia, el Estado debe garantizar la integridad territorial y la seguridad física, mantener las condiciones necesarias para el ejercicio efectivo de la ciudadanía, disponer de ahorros públicos, coordinar la asignación de recursos y corregir la distribución de ingresos… La democracia es un sistema de derechos y responsabilidades, pero las condiciones necesarias para ejercerlos no se generan automáticamente con la mera existencia de las instituciones democráticas: se requiere un Estado viable que haga posible su ejercicio. La cuestión de la relación entre el Estado, la ciudadanía y la democracia es anterior al análisis de la democracia per se.


Datos del libro:
Editorial: SIGLO XXI, 296 págs., 21cm. x 14cm. Septiembre de 2010


martes, 20 de enero de 2015

LA APUESTA POR LA VIDA. Imaginación sociológica e imaginarios sociales en los territorios ambientales del sur

Autor: Enrique Leff

La crisis ambiental es una encrucijada civilizatoria: lleva a reconstruir la racionalidad de la modernidad y a reconstruir los modos de habitar el mundo desde los potenciales que nos brinda la biosfera y los sentidos existenciales de los pueblos de la tierra.

La sustentabilidad de la tierra lleva a construir otro mundo ―en el que puedan convivir diversos modos de ser-en-el-mundo― fundado en una ontología de la diversidad, una política de la diferencia y una ética de la otredad.


La racionalidad ambiental reconstruye la tradición sociológica inscrita en el logocentrismo de la ciencia y la racionalidad tecno-económica globalizadora de la modernidad que destina al mundo hacia la muerte entrópica del planeta.

En el progreso de la humanidad, el iluminismo de la razón se ha desprendido del saber de la vida. Los modos de comprensión, de conocimiento y de intervención del mundo han construido un mundo insustentable, alejado de las condiciones termodinámicas y ecológicas de la biosfera, inconsciente de la condición de la vida humana.

La reflexión de la modernidad se abre a un diálogo de saberes en el encuentro con la diversidad cultural para fundar una sociología de la vida. 

La imaginación sociológica indaga los imaginarios culturales de la sustentabilidad de la vida inscritos en el cuerpo social que buscan emanciparse de la voluntad de dominio que degrada a la naturaleza y subyuga los saberes de los pueblos.

La resistencia cultural desencadena un movimiento social de rexistencia que se inscribe en la inmanencia de la vida. La dialéctica social se expresa en el campo de la ecología  política para territorializar  la ontología existencial de los pueblos de la tierra en nuevos mundos de vida.

En los imaginarios sociales y la imaginación sociológica de los territorios del Sur late una Apuesta por la Vida.

Fuentes recomendadas: 


Datos del libro: Editorial, Siglo XXI Editores, 1ra. edición, 2014, 528 páginas. Encuadernado rústico con solapas.



viernes, 16 de enero de 2015

MANUAL DE GASTRONOMÍA MOLECULAR

El encuentro entre la ciencia y la cocina
Autora: Mariana Koppman

En estos días en que hay libros de cocina para todos los gustos, un texto que nos explique las transformaciones y reacciones de los alimentos es un soplo de aire fresco y culinario que los cocineros y cocineras, profesionales y amateurs, sabrán agradecer.

Este Manual de gastronomía molecular se mete de lleno en la química y la física de los alimentos y de sus mezclas, y no deja pan sin levadura, papa sin almidón, bife de chorizo sin colágeno, al tiempo que nos inicia en los misterios de las espumas de yemas, en la acción de las proteínas, la fragilidad de la mayonesa y la cocción del arroz perfecto. También podremos experimentar con la consistencia de un huevo duro, lograr las claras batidas a nieve con el mayor volumen que hayamos imaginado o descubrir si realmente vale la pena sellar un trozo de carne antes de ponerlo en el horno.

La gastronomía molecular es la aplicación de los principios científicos a la comprensión y desarrollo de la preparación de las cocinas domésticas. Esta tiene relación con el estudio y análisis de las propiedades físico-químicas de los alimentos y los procesos tecnológicos a los que éstos se someten, como son el batido, la gelificación, y el aumento de la viscosidad, por mencionar solo algunos. Todo ello dependerá de los ingredientes que se seleccionen, las mezclas que se hagan entre ellos y las técnicas que se apliquen.

Los alimentos son compuestos orgánicos (proteínas, hidratos de carbono, lípidos y vitaminas) y minerales, que cuando son sometidos a procesamiento son capaces de manifestar sus propiedades transformándose en espumas, emulsiones, geles u otras estructuras que pueden ser infinitas en gastronomía, dado que en ella se está continuamente innovando.

¿Bolitas de pizza? ¿Aire de trufas? ¿Espuma de frambuesa? ¿Pero dónde quedan entonces los buenos guisos, el excelso puchero, las nobles papas fritas o el insuperable flan con dulce de leche? Muchos creen que la gastronomía molecular es una mezcla de arte, marketing y experimentación sin límites, un depósito de recetas extravagantes para deconstruir un plato y reconstruirlo con texturas y colores capaces de sorprender los sentidos. Sin embargo, y más allá de los modernísimos restaurantes donde la estrella es el nitrógeno líquido, esta disciplina trata de entender ni más ni menos que la ciencia escondida detrás de las recetas más cotidianas.

Mención especial merece la sección del libro “Las preguntas de la libretita”, que resuelve las dudas que cualquier cocinero se planteó alguna vez: cuándo es conveniente salar la carne, cuánto tiempo se cocinan los calamares, cómo se logra una pechuga jugosa, por qué se forma nata en la crema pastelera, cuál es el mejor aceite para freír y qué cantidad conviene usar, y muchas más. 
En fin, que un poco de ciencia nunca viene mal. Y si eso mejora nuestras recetas de todos los días, tanto mejor. Así que hoy comamos y bebamos… y experimentemos, que siempre, pero siempre, vale la pena saber de qué se trata. La mesa está servida.
Fuentes y enlaces: 

Datos del libro:
224 págs. | 23 cm. x 16 cm.
ISBN 978-987-629-195-8
3ra  edición. Agosto de 2014
SIGLO XXI -ARGENTINA

miércoles, 14 de enero de 2015

LOS CAUTIVERIOS DE LAS MUJERES: MADRESPOSAS, MONJAS, PUTAS, PRESAS Y LOCAS

Autora: Marcela Legarde y de los Ríos
Editorial: SIGLO XXI EDITORES, 2014, 884 páginas.
En este libro la siempre lúcida mirada de Marcela Lagarde arroja luz sobre los complejos mecanismos de los cautiverios de las mujeres en el mundo patriarcal. Marcela expone las formas particulares de opresión de las mujeres en cada círculo vital definido por sus normas, sus instituciones, sus modos de vida y su cultura.

Cada uno de esos círculos vitales es lo que ella define como cautiverios. No todo es dolor en ellos. Ni la opresión es vivida siempre con pesar. Por el contrario, adquiere la tesitura de la felicidad cuando es enunciada en lengua patriarcal como lealtad, entrega, abnegación; cuando nos valoriza y nos ubica en el mundo y el cautiverio se llama hogar o causa; cuando la especialización en los cuidados se concibe como instinto sexual y maternal, y la subordinación enajenada al poder es el contenido del amor.
Marcela Lagarde se dio a la tarea de nombrar. Creó en esta investigación sus propias categorías de análisis, entre ellas la de “cautiverio”, con la que nombra a la condición femenina de opresión, pero distinguiéndola de otras opresiones como la de raza, por ejemplo.
El cautiverio, explica Marcela Lagarde, “define políticamente a las mujeres, se concreta en la relación específica de las mujeres con el poder, y se caracteriza por la privación de la libertad, por la opresión (…) Las mujeres están cautivas porque han sido privadas de autonomía vital, de independencia para vivir, del gobierno sobre sí mismas, de la posibilidad de escoger y de la capacidad de decidir sobre los hechos fundamentales de sus vidas y del mundo”.
Así, “el cautiverio caracteriza a las mujeres por su subordinación al poder, su dependencia vital, el gobierno y la ocupación de sus vidas por las instituciones y los particulares (los otros), y por la obligación de cumplir con el deber femenino de su propio grupo de adscripción, concretado en vidas estereotipadas, sin alternativas”.
Leer más en: http://www.laindependent.cat/

sábado, 20 de diciembre de 2014

LA INSENSATEZ DE LOS NECIOS. LA LÓGICA DEL ENGAÑO Y EL AUTOENGAÑO EN LA VIDA HUMANA.

Autor: Robert Trivers
La mentira es una práctica arraigada en los sistemas vivos y ha sido optimizada mediante la evolución natural. 


¿Es la mentira lo que ha incrementado la complejidad de los sistemas nerviosos y nuestra inteligencia? ¿Es la guerra de armamentos entre bribones e incautos el motor de la evolución cognitiva? No es una idea tranquilizadora para quienes sueñan con un mundo en armonía y sin conflictos, aunque es la conclusión preferida por muchos biólogos y el singular Robert Trivers (Washington D. C., 1943) entre ellos. 

Aunque los detractores de la ciencia acostumbran a tildarla de encorsetada, en el mundo anglosajón abundan las rutas inusuales y los personajes excéntricos. Trivers, profesor en la Rutgers University, es un auténtico “maverick”. Sus comienzos fueron erráticos. Empezó siendo matemático, se pasó a la Historia y al Derecho, se interesó por la biología y, sin tener una educación sistemática, acabó siendo uno de los biólogos evolutivos más influyentes. El autor de La insensatez de los necios estuvo inmerso en la cultura contestataria de los 60 y 70. El ajetreo de la época, el consumo de sustancias paralegales, su carácter destemplado y algunas crisis de tipo bipolar hicieron peligrar su carrera. Sin embargo, escribió cinco trabajos imprescindibles que cambiaron totalmente las aproximaciones a la cooperación humana, las relaciones entre padres e hijos o los celos. Y todo desde una perspectiva darwinista radical, en función de los mismos vectores que regulan la perpetuación de los organismos. E. O. Wilson y otros sociobiólogos le consideran como uno de los teóricos más incisivos de la biología.

Trivers hizo contribuciones pioneras a las raíces evolutivas del comportamiento. Se le asocian conceptos como el “altruismo recíproco” (la inversión “sacrificada” debe ser entendida como autointerés cuando se espera que el beneficiario pueda sufragar esa deuda en el futuro) o la “inversión parental” (los machos y las hembras tienen intereses genéticos distintos, como lo son a su vez los de los hijos. Esto propicia estrategias parentales que son antagónicas a menudo). Esa visión es fundamental en la ecología del comportamiento (otra forma de referirse a la “sociobiología”), que debe a Trivers fecundas intuiciones y hallazgos que han aprovechado popularizadores como Dawkins o Pinker.


En La insensatez de los necios, Trivers desarrolla ideas tomadas de trabajos anteriores y las pone al servicio de algo que conoce bien: el significado del engaño y de las particularidades de su mecánica. La mentira es una práctica arraigada en los sistemas vivos y ha sido optimizada mediante la evolución natural. No solo los seres humanos mienten. Se han documentado un sinfín de alambicados ejemplos en que los seres vivos emplean la mentira con el único fin de medrar a costa ajena. Desde la emergencia del lenguaje, los humanos vivimos en entornos sofisticados formados por mentirosos y por víctimas de sinvergüenzas, de manera que la identificación y la evocación del engaño están coevolucionando en términos de complejidad y eficiencia. El mejor mentiroso no es aquél que simplemente engaña o confunde al prójimo, sino quien consigue mentirse primero a sí mismo para no desvelar así las señales típicas de quien es consciente de que no dice la verdad y que el otro podría leer. En un ensayo donde brilla el talento, la profundidad y también la idiosincrasia del autor, Trivers utiliza la ciencia de vanguardia a la vez que lo va trufando con un torrente de anécdotas personales. Se presenta a sí mismo como un ser humano lleno de contradicciones, que cae a menudo en engaños y autoengaños. Nos regala atisbos de sus apuros con el sexo opuesto, sobre todo en las relaciones con sus parejas, y sorprende su confesión de tener un sesgo favorable a los estudios sobre las ventajas de la marihuana, una afición que le ha reportado notoriedad. 

Seguramente por la enojosa condición de ser un tipo de izquierdas que sostiene conceptos que, en la academia americana, son vinculados con la derecha, dedica un apreciable espacio a denunciar a Israel, al papel de los Estados Unidos en el mundo y a la conquista de América por los españoles. Cuando emprende esa autodefensa es cuando, quizá, se mueve en terrenos próximos al autoengaño que tan bien conoce. No tiene empacho, por ejemplo, en especular que el subcontinente americano pudo haber sido visitado por los fenicios. Según sus palabras, “la construcción de teorías sociales sesgadas es otra fuente de autoengaño; todos creamos teorías sociales que están al servicio de nuestras posiciones”. Si ustedes leen su libro comprenderán por qué le pasan estas cosas a uno de los mayores talentos actuales y a cualquiera de nosotros. 

Fuente: http://www.elcultural.es/revista/letras/La-insensatez-de-los-necios-La-logica-del-engano-y-el-autoengano/33649

viernes, 19 de diciembre de 2014

LA ETNOGRAFÍA. MÉTODO, CAMPO Y REFLEXIVIDAD

Autora: Rosana Guber

La publicación es un pequeño libro de 160 páginas elaborado por la antropóloga argentina Rosana Guber, profesora en la Universidad Nacional de San Martín. El trabajo ha sido publicado recientemente y podemos afirmar que complementa otro libro de la misma autora publicado por primera vez en el año 1991, reeditado en el 2004 (Guber, 2004) en la forma de un clásico sobre el trabajo de campo antropológico desde una perspectiva reflexiva.


La publicación que nos atañe es una segunda versión, más actualizada y acabada de una primera publicada en el 2001 por la Editorial Norma de Colombia, en la que nos muestra “una forma de trabajo intelectual que no se regodea en artilugios retóricos ni en el último grito del autor francés de moda, sino que descansa en la propia experiencia…” (2011:12).

No esperen los lectores un libro de técnicas de investigación antropológica, pero sí que sus reflexiones inciden en ellas, más bien estamos ante un ejercicio denso y profundo de análisis de uno de los elementos de identificación de la antropología de hoy en día, pasados los vientos posmodernistas y asentadas sus improntas. 

El libro está estructurado en una introducción y siete capítulos. En la introducción presenta el ángulo de mirada de la autora, que ve la etnografía como un enfoque, un método con base en la experiencia del investigador y los investigados, y también como un texto. La etnografía se muestra así como un desafío a la pretendida universalidad de los grandes modelos sociológicos para dibujar la diversidad de la experiencia humana relacionando las teorías antropológicas con las teorías nativas.

En el primer capítulo la autora condensa una breve historia del trabajo de campo etnográfico partiendo de la división social del trabajo intelectual entre antropólogos y sociólogos, para luego analizar cómo se han ido construyendo las formas contemporáneas de hacer etnografía en la tensión entre proximidad y distancia. El capítulo concluye con una apelación a la reconceptualización de la práctica del trabajo de campo como fortaleza de la antropología.

Fuente y texto completo en: www.redalyc.org/pdf/838/83824463015

jueves, 18 de diciembre de 2014

LA OTRA CARA DE LA LUNA. ESCRITOS DESDE EL JAPÓN

Autor: Claude Lévi Strauss
Editorial: CAPITAL INTELECTUAL

El libro compila nueve conferencias, comunicaciones breves y entrevistas en las cuales Claude Lévi-Strauss despliega su particular visión del Japón. Los textos cubren temas tan disímiles como el arte, la técnica culinaria, la mitología, los relatos de diversos viajeros o la dialéctica eterna entre tradición y cambio. 

No faltan los habituales recursos del maestro del estructuralismo: las citas de Montaigne, Rousseau o Chateaubriand, las analogías con mitos griegos y norteamericanos, la expresión barroca, la comparación sorprendente, la frase memorable. Tampoco la osadía de las hipótesis y las oposiciones: así, un "bulevar terrestre" entre Asia y América explica la circulación prehistórica de ideas, objetos y tradiciones (pp. 23-24); un canto isleño es una variación de un tema helénico "En el curso de una visita que hice en 1983 a Iheya-jima, en el archipiélago de las Ryukyu, escuché un canto ritual que se me tradujo palabra por palabra. Para mi sorpresa encontré allí una historia ya relatada por Heródoto, que la situaba en Lidia" (pp. 38); hay una oposición posible entre Japón (originalmente pobre en recursos naturales pero rico en recursos sociales) y América (rica en recursos naturales pero pobre en sociales); e incluso se propone que Japón (punto extremo de Asia en el Este) y Francia (punto extremo de Europa en Oeste)"...puedan ilustrar los estados simétricos de una serie de transformaciones" que abarca nada menos que a Eurasia (pp. 39). Al fin y al cabo, "la cara oculta de la luna" refiere a la mirada comparativa de japonólogos y americanistas, y se contrapone con la "cara visible" de un conocimiento canónico que cifra la historia del mundo antiguo en Egipto, Grecia y Roma.

Algunos de los temas tratados son previsibles: el despojamiento, la austeridad y la economía de medios del arte japonés; la relación estrecha entre mito e historia; la influencia del budismo, el taoísmo o el hinduismo en el cultivo de cierto desprecio por el "yo" occidental, apariencia vana destinada a disolverse, así como también en la muy razonable sospecha de la condición inefable de lo real que por definición trasciende nuestra capacidad de expresión y reflexión.

Otras observaciones, en cambio, resultan más originales: la interpretación en clave estructural de la obra pictórica de Sengaï (pp. 93-107); la función de la televisión en la habitación principal de las casas okinawenses más allá de que nadie la mire (pp. 80); el gusto por los juguetes de los grandes hombres de negocios (pp. 95); la diferencia entre el artesanado japonés y occidental, que pasa menos por la supervivencia de técnicas que por la continuidad de las estructuras familiares (pp. 52-53); la comparación entre la literatura occidental y la opacidad psicológica de las acciones humanas en los mitos nipones:"Tanto en el Gengi como en Rousseau, con varios siglos de distancia, reconocí una relación del autor con sus personajes que, en Occidente, se manifestará mucho más tarde, por ejemplo en Dostoievski y en Conrad. La idea de un fantástico psicológico, de una opacidad de las capacidades humanas a las que no es posible aprehender más que a través de sus manifestaciones externas y sus resultados, sin estar jamás en condiciones de comprender las verdaderas operaciones psicológicas que se desarrollaron en la cabeza de la persona y que, al mismo tiempo, da la sensación de estar delante de la verdad, de que se trata de cosas que pueden pasar, que suceden efectivamente en la realidad" (pp. 54-55).

También resultan interesantes las páginas sobre la proto-etnografía nipona del jesuita Louis Fróis o del inglés Basil Chamberlain, que reportan costumbres como enhebrar la aguja poniendo el agujero sobre el hilo, montar a caballo por la derecha o mover las herramientas en un sentido inverso al occidental, que Lévi-Strauss pone en relación con las observaciones de Heródoto sobre el antiguo Egipto (la mujer orina de pie mientras el hombre se agacha, la mujer comercia en el exterior y el hombre queda en la casa, etc.), para afirmar que con estas inversiones simétricas entre instituciones extranjeras y las propias los observadores las ubican en un mismo plano valorativo, domesticando su singularidad y volviéndola inteligible.

De igual modo sorprende gratamente la pequeña etnografía del archipiélago okinawense de Ryukyu (pp. 77-86), por más que la mirada lévi-straussiana no deje de ser un tanto romántica: encuentra huellas de organización dualista y asegura que el mundo mítico está presente sin fisuras en la cotidianeidad aldeana -de hecho Junzo Kawada, prologuista del volumen, le echa en cara su mirada indulgente sobre el Japón corrigiéndolo cortés pero decisivamente en la entrevista que cierra el volumen (pp. 143).

Más allá de algunas intuiciones agudas, no obstante, para el entusiasta lévi-straussiano la compilación tiene algo de decepcionante. Se percibe más oficio que inspiración y las repeticiones entre los textos son excesivas. La letanía de los honores, las cortesías y los agradecimientos hace que la trama institucional de los financiamientos y los intercambios académicos sea demasiado transparente. Lo cierto es que el libro carece de la frescura de las mejores compilaciones lévi-straussianas, como Antropología Estructural o La mirada distante. Podría atribuirse el hecho a varias razones. La primera, a tono con el tema, podría ser el presunto apego oriental a la etiqueta, a la fórmula y a la ritualidad. La segunda podría tener que ver con la progresiva canonización de Lévi-Strauss como último ancestro heroico de la antropología. La tercera, con el hecho de que al fin y al cabo se trata de una compilación de textos secundarios o al menos tardíos; sería injusto exigirles, entonces, que estén a la altura de sus obras fundamentales, redactadas en el apogeo creativo.

Pero más que en la propia cultura japonesa, o en la condición etaria o profesional del último Lévi-Strauss, tal vez haya que buscar el motivo de esta falta de vigor en el simple hecho de que no se trata de un libro propiamente dicho. En este sentido todo apunta a la avidez comercial de los editores, que reúnen unos cuantos textos de figuras de renombre para llenar un centenar de páginas póstumas en letra de buen tamaño y compaginar best sellers prêt-à-porter: de hecho la obra contiene descuidos notorios como la puntuación idiosincrásica (ej. "Finalmente sobre, la cocina diré apenas..." (pp. 60), o bien signos invertidos (en pp. 87, 88, 90 y passim) y hasta curiosidades como la atribución de la ideología tripartita de los indoeuropeos a "Duzemil" (Georges Dumézil) (pp. 38).


Fuente:http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1851-16942012000200013&script=sci_arttext

miércoles, 23 de abril de 2014

DISCURSOS SUSTENTABLES (Edición revisada y corregida)

Autor: Enrique Leff


El libro recoge un conjunto de textos elaborados a partir de discursos en debates ambientales recientes.
Son discursos compartidos, convividos; voces latentes que esperaban una respuesta. Estos discursos están hechos de palabras: palabras que crean nuevos significados teóricos y nuevos sentidos existenciales; palabras que se incorporan en nuevos saberes, que encarnan en nuevas identidades, que se decantan en nuevos lenguajes para habitar el mundo y soñar otros mundos posibles.

Son discursos que se entrelazan en un diálogo de saberes, que convocan a nuevos encuentros para bordar un nuevo tejido social; discursos armados de palabras que se convierten en verbo y acción: movimiento transformador; palabras que forjan nuevas formas de ser en el mundo, que son sustento de la vida humana en el planeta, y que orientan la construcción de un futuro sustentable.
SIGLO XXI EDITORES. 2010, 1ra. edición; 276pp. Formato: 13,5 x 21 cm

miércoles, 5 de marzo de 2014

ESTUDIOS SOBRE EL DESARROLLO DEL CAPITALISMO

ESTUDIOS SOBRE EL DESARROLLO DEL CAPITALISMO
Autor: Maurice Dobb

         Este libro es ya un clásico en el estudio de los orígenes y las primeras etapas del capitalismo.

         De entre las múltiples discusiones que sus tesis originaron se destaca aquella que, suscitada por una nota crítica de Paul Sweezy, fuera continuada por G. Procacci, Georges Lefebvre, Albert Soboul, Christopher Hill y H. Kohachiro Takahashi, y que los lectores de lengua española conocieron por la antología titulada La transición del feudalismo al capitalismo.
Los criterios de Dobb para una definición del modo de producción capitalista también han estimulado -y seguirán estimulando- las investigaciones concretas de realidades socioeconómicas, tanto presentes como pasadas, en cuanto permiten fundar su cientificidad.
Otras obras de Maurice Dobb: Economía del bienestar y economía del socialismo y Teoría del valor y la distribución desde Adam Smith. Ideología y teoría económica.


SIGLO XXI EDITORES
Primera edición: 1971
Presente edición: 27ª, 2005
Páginas: 496
Formato: 13,5 x 21 cm
Encuadernación: Rústica





martes, 4 de marzo de 2014

ESTÉTICA DE LA CREACIÓN VERBAL
Mijaíl Bajtín
Editorial: SIGLO XXI

Una nueva edición de la obra clásica del reconocido lingüista ruso Mijaíl Bajtín, donde el autor recorre el período comprendido entre 1920 y 1970 con su estilo, caracterizado por una sensibilidad crítica infrecuente.


Bajtín advirtió que en toda palabra hay ecos de las voces ajenas y que descubrir ese juego de afinidades y tensiones dialógicas entre el “yo” y “el otro” es la vía para entender tanto una conversación trivial como la compleja construcción de una novela.

Bajtín nunca hace de la obra literaria la meta final de sus consideraciones sino el punto de partida para esclarecer cuestiones más complejas y más significativas: en el espesor del lenguaje, dice, se construyen las valoraciones ideológicas y los antagonismos pero, sobre todo, la posición que cada sujeto está dispuesto a asumir en relación con los otros y con el mundo.


Son diversos los temas de los ensayos incluidos en este libro, teoría e historia de la literatura, lingüística del texto y del discurso, problemas estéticos del discurso literario, marco epistemológico de las ciencias humanas, etc.